CONTACTE
HORARIOS
SITE MAP
+34 91 654 20 60

Consulte a nuestros asesores de servicio
Alcobendas - 91 661 42 26
S.S.de los Reyes - 91 654 20 60
FUNCIÓN DEL NEUMÁTICO
Superficie de apoyo
         

La superficie de apoyo constituye la única zona de contacto entre el vehículo y la calzada. Esta superficie depende del tipo de neumático (neumático normal o ancho), del dibujo del neumático, de la presión de inflado, de la velocidad, de la carga de vehículo y de otros factores.

          Una presión de inflado excesiva reduce la superficie de apoyo como consecuencia de la intensas fuerzas centrífugas que actúan sobre el neumático.

          A altas velocidades disminuye la superficie de apoyo como consecuencia de las intensas fuerzas centrífugas que actúan sobre el neumático.

          EL aquaplaning puede reducir hasta 0 la superficie de apoyo (el neumático flota); en este caso, las ruedas pierden completamente sus propiedades de guiado del automóvil.

FIGURA 1

 
Fuerzas
          Sobre el neumático actúan diferentes fuerzas:

          - El peso del vehículo produce una fuerza perpendicular a la calzada; este peso oprime el neumático contra el suelo y produce la fuerza de apoyo (4). El neumático genera la fuerza radial como oposición a esta fuerza. La fuerza radial se debe a la deformación elástica del neumático, a la presión de inflado y a la fuerza centrífuga durante el giro de neumático.

          - La fuerza de propulsión actúa en el sentido de la marcha (2). A esta fuerza se opone además de la -resistencia del aire- la resistencia de rodadura de los neumáticos.

          - La fuerza de frenado actúa igualmente en la dirección de la marcha, pero con signo inverso: es decir contrario (1).

          - Bajo viento lateral o al circular en una curva se producen fuerzas transversales (3). Bajo la acción de estas fuerzas transversales se deforma el neumático y genera de este modo la fuerza de sustentación lateral, que se opone a las fuerzas transversales.

FIGURA 2

Propiedades de amortiguación
          El neumático es el primer elemento de amortiguación entre la calzada y el vehículo. Dentro de ciertos límites, compensa mediante su deformación elástica las irregularidades de la calzada y se simplifican las tareas de la suspensión y de los amortiguadores del vehículo.

          Los neumáticos reaccionan con diferentes deformaciones elásticas en función del tipo y de la magnitud de la irregularidad del piso, así como de la velocidad del automóvil al circular.

          El neumático puede oscilar en torno al eje como una unidad, o experimentar deformaciones de un orden mayor (desviación de la forma circular) hasta llagar a las deformaciones locales.

FIGURA 3